La gente que ha probado unas tijeras eléctricas de poda, enseguida se da cuenta de las ventajas respecto a las tijeras manuales y neumáticas. Ya sea por el peso, la autonomía, la fuerza o la manejabilidad, las tijeras de batería están copando toda la poda profesional y cada vez más la poda particular.

Ahora bien, como todas las herramientas de batería, necesitan de nuestro cuidado y mantenimiento para asegurar un correcto funcionamiento y sobretodo alargar su vida útil el máximo de años posible.

Afilado de la cuchilla

El mantenimiento diario más importante de las tijeras es el afilado de la cuchilla. A diferencia de una tijera manual, en las eléctricas no tenemos ningún esfuerzo en la mano a la hora de apretar el gatillo, sin embargo la tijera sí que nota el cambio de resistencia al estar la hoja afilada o no. Además podemos tener un consumo excesivo de casi hasta el doble de lo normal.

Consumo eléctrico según el afilado

También el ángulo de afilado tiene una importante influencia en el consumo de batería. En el siguiente dibujo se puede observar la diferencia entre un buen afilado y un afilado demasiado recto.


La revisión del afilado debe ser diaria y es más aconsejable un “repaso” diario que afilados más espaciados en el tiempo con mayores rebajes. Las piedras recomendables para esas tijeras son triangulares con grano de 120/200. 

A nivel diario también es necesario la limpieza de la suciedad y resina que se acumula en las hojas. Normalmente se usa un espray antiresina que ayuda a despegar la capa que se forma.

Almacenamiento de las baterías

La mayoría de las baterías de las tijeras fabricadas en la actualidad son de Litio-Ión. Este tipo de baterías se conservan adecuadamente a media carga (entre 45 y 60% de su capacidad). Las tijeras de la marca Arvipo que suministramos en Tecnica Forestal, el modelo PS110 por ejemplo, tienen la función de hibernación de baterías de serie. Una vez la batería está cargada, solo hace falta desconectar el jack de la caja y automáticamente se descarga hasta llegar al 65%. Igualmente se recomienda revisar esta operación cada 3 o 4 meses para asegurar la buena conservación. 

También es importante que la temperatura ambiente sea de entre 5º y 20ºC. A temperaturas inferiores o superiores la batería no se carga completamente, disminuyendo así la autonomía. Normalmente, las baterías de Litio-Ión no alcanzan su total capacidad hasta después de las 5-10 primeras cargas.

Evitar sobreesuferzos y cortar ramas de mayor diámetro

Las tijeras eléctricas están diseñadas para la poda, no para rebajar ramas de varios años de antiguedad. Cuando se quiere cortar una rama demasiado gruesa las tijeras realizan un esfuerzo excesivo. Todos los modelos de Arvipo, des de la PS32 a las PS110, están equipadas con un sistema de apertura en caso de sobrepasar la capacidad de corte. Aun así, si se sigue insistiendo en el mismo punto se pueden causar daños en las máquinas debido a un efecto palanca.

Lo recomendable en los casos de ramas gruesas, es cambiar el ángulo de ataque. De esta forma se reduce hasta un 50% el esfuerzo y podemos cortar ramas de mayor diámetro.

Condiciones adversas durante la poda

Es muy probable que se tenga que realizar la poda en situaciones de frío, humedad, rocío o con los árboles mojados.

La protección eléctrica para la mayoría de las tijeras es para situaciones de humedad, no de un empapado severo. Por este motivo no se aconseja trabajar si llueve, con nieve u otra situación donde el equipo se pueda mojar demasiado y entre agua en su interior.

Es aconsejable sacudir el árbol antes de trabajar, así podemos hacer caer parte del agua acumulada en las hojas y evitamos que nos moje el equipo. Si inevitablemente nos ha podido entrar un poco de agua en la tijera, por la noche la podemos dejar con las hojas hacia abajo para que pueda escurrir el agua de su interior.

Cuando el árbol está mojado, también es aconsejable trabajar con las hojas de las tijeras hacia abajo. La única parte “abierta” es entre las cuchillas y la carcasa, así evitamos que entre agua en el interior.

Sistemas de seguridad adicionales: CPS

En una herramienta de corte siempre existe un riesgo para el usuario. En las tijeras eléctricas, al ser silenciosas y de accionamiento fácil, se debe tener aún más cuidado. Para disminuir riesgos se han inventado varios sistemas de seguridad. Desde guantes de alambre a guantes con refuerzos en los dedos antiaplastamiento.

El método más moderno y efectivo para aumentar la seguridad del usuario del momento es el sistema de prevención con señal o sistema CPS. Solo con el contacto del dedo o pulsera en la muñeca del operario se consigue proteger todo el cuerpo al mínimo contacto de una parte metálica de la tijera. Es un sistema seguro que se aplica en todos los modelos Arvipo: PS32, PS37, EC40 y PS110.

A pesar de todas esas recomendaciones, recomendamos que las revisiones completas las realice un servicio técnico especializado, que tenga las herramientas y conocimientos adecuados para cada tijera.

Para más información, no dudéis en contactar con nuestro equipo de Técnica Forestal.