Si alguien ha hojeado o estudiado catálogos de rajadoras hidráulicas en los últimos dos años, habrá visto una variación enorme de modelos y prestaciones. Esto es debido esencialmente en la entrada en vigor de la norma EN 609:2017 que ha afectado a todos los fabricantes y comercializadores del sector.

Aunque la norma entra en vigor en 2017, es a partir de enero de 2019 que se acaba el límite para la fabricación con la normativa vieja y des de esa fecha todas las máquinas que se fabrican deber estar adaptadas a las nuevas normas.

En las rajadoras de leña horizontales, afecta sobre todo a la necesidad de cubrir la máquina con protecciones para evitar que los troncos de madera puedan salir en cualquier dirección y en la protección de las partes móviles que sobresalen de la máquina. Esa limitación hace que muchos fabricantes opten por no fabricar ese tipo de máquinas, ya que supone un importante coste de fabricación y a nivel de usuario quedan máquinas muy voluminosas y poco ágiles para poner y sacar la madera.

En las máquinas verticales se adoptan medidas en las máquinas de hasta 8 toneladas diferenciándolas de las de más tonelaje de fuerza. Concretamente no se permite que la base de apoyo de la madera se pueda mover, obligando que sea fija y elevada. Tampoco se permite la utilización de la cuña en cruz, solo recta. Se tienen que adoptar medidas para proteger las manos. 

Para facilitar las tareas es obligatorio que las máquinas tengan dos bases o apoyos dónde dejar los trozos de madera que ya están partidos o están a medias. También deben disponer de unos soportes que aguanten la madera en el momento de partir para sujetar los troncos mientras baja la rajadora.

En las máquinas de más de 8 toneladas la base debe estar en el suelo y se debe disponer de un sistema de elevación de la madera para evitar esfuerzos al usuario.

En Tecnica Forestal todas las astilladoras forestales que ofrecemos, a parte de cumplir la normativa, son de alta calidad y fiabilidad de fabricación o supervisión europea, garantizando la plena seguridad y comodidad del usuario.

A nivel doméstico un modelo básico de calidad es el SF80, que se puede escoger en monofásico, trifásico o con motor de gasolina.

Cuando se prefiere un uso de más fuerza o profesional, el modelo más potente es el SF180 con todas sus versiones y combinaciones, incluso con toma de fuerza de tractor.

Para más información, no duden en ponerse en contacto con nuestros especialistas de producto.