Muchos de los trabajos de trepa que existen se realizan en suspensión o a elevadas alturas convirtiendo a los arneses en uno de los elementos más importantes para garantizar la seguridad. Además, lo que más valoran los usuarios es la comodidad en el trabajo y la facilidad de utilización.

Sin embargo, en el mercado existen infinidad de arneses distintos, cada uno con unas prestaciones y funciones diferentes. 

En este artículo profundizaremos en el tema de los arneses de sujeción y explicaremos un poco más acerca de los diferentes tipos que hay en el mercado. 

Generalmente, podemos clasificar los arneses en 4 tipos: 

Arneses anticaídas

Este tipo de arnés tiene como objetivo proteger al usuario frente a una posible caída. Los regula la norma EN 361. Los arneses de este tipo están marcados con una A en el propio gancho del equipo. Algunos diseños requieren unir dos elementos (anillas o bagas de cinta) para formar un único punto de anclaje. En este caso, los fabricantes lo suelen marcar con la indicación A/2. 

Este arnés actúa como compresor del cuerpo frente a una caída y su resistencia, a la vez, permite aguantar el peso del trabajador cuando este sufre una caída. Normalmente su uso se extiende a trabajos en andamios, tejados o bien, para el ascenso o descenso de personas en estructuras.

Al momento de adquirir uno de estos arneses es importante considerar: 

  • Tipo de trabajo que se realiza
  • Comodidad: que el arnés se adapte cómodamente al cuerpo por lo que escoger la talla adecuada es muy importante. Existen varias tallas en el mercado, aunque la mayoría de veces el modelo estándar (hasta 1,90 metros de altura y 100 Kg de peso) suele acomodarse a la mayoría de personas. Otros factores que ayudan a la comodidad son el diseño del arnés, la amplitud de las bandas y el acolchado en los hombros, perneras y cinturón. 
  • Facilidad de uso: es muy importante que el arnés sea de sencilla colocación y ajuste y que permita realizar movimientos y desplazamientos sin ningún tipo de restricción o molestia durante toda la jornada de trabajo. 

Además, este tipo de arneses es muy recomendable usarlos junto a absorbedores de energía ya que estos permitirán reducir el impacto de la caída y posibles lesiones consecuentes de esta. 

En el mercado puedes encontrar, por ejemplo, el Arnes Empire de la marca Camp Safety, un buen arnés básico anticaída con 2 puntos de anclaje. 

Si buscas un arnés anticaída un poco más completo, te recomendamos que consideres comprar un arnés integral. Más abajo te damos más información acerca de este tipo de arneses. 

Arneses pélvicos de suspensión o de asiento EN 813-358

Se caracterizan por ser un conjunto de bandas, herrajes, hebillas u otros elementos que formando un cinturón con un punto de enganche bajo y unido a los soportes, que rodean cada pierna, permite sostener el cuerpo de una persona en posición sentada. 

Estos arneses están formados por un cinturón con enganche en el vientre y dos perneras que posibilitan que el trabajador se pueda mantener sentado, si está suspendido de este anclaje ventral. Estos modelos, a diferencia de los anteriores, no están condicionados para proteger frente a caídas, pero si puede formar parte de un arnés anticaída si lleva incorporados tirantes con elementos de enganche anticaídas EN 361. 

Por ejemplo, el Arnés Treemotion super light proporciona una gran comodidad y suspensión durante los trabajos de arboricultura. Se adapta perfectamente al cuerpo, es realmente ligero y tiene una gran libertad de movimientos. 

Arnés de cintura EN 358

Este tipo de arneses sirven para prevenir la caída y delimitar la distancia a la que el trabajador puede acceder. Se acopla a la cintura permitiendo una gran confortabilidad durante los trabajos dónde no hay riesgo de caída a distinto nivel.  Es un arnés poco utilizado, por lo que no hay mucha gama para escoger.

Arneses integrales EN 358-361-813

Los arneses integrales son los más completos en protección ya que se componen por: Cinturón de sujeción/retención i/o arnés de asiento y sistema anticaídas. 

Para trabajos verticales es la mejor opción ya que proporciona una máxima protección a alturas y a la vez cumple todas las normativas de trabajo en altura.

La mayoría de los modelos incorporan un mínimo de 5 puntos de enganche: una anilla ventral (EN 813/358), dos anillas laterales (EN 358), una anilla esternal y otra dorsal (ambas EN 361). Los puntos de enganche situados en el cinturón del equipo deben usarse para conectar equipos de posicionamiento (no destinados a detener caídas). Mientras que las anillas situadas por encima del cinturón, serán dónde se conectarán los equipos destinados a detener caídas. 

  • Anillas de posicionamiento: pueden conectarse un equipo de amarre sin absorbedor, un descensor para trabajos verticales o un equipo de amarre regulable. 
  • Anillas anticaídas (Aquellas marcadas con A): se podrán conectar dispositivos retráctiles, equipos de amarre con absorbedor de energía, y dispositivos deslizantes sobre líneas de anclaje verticales rígidas flexibles (líneas de vida verticales) respectivamente.

Un arnés con buena relación calidad/precio es el Arnés Atlas Tree Integral de la marca Clímax. Es un modelo completo a un precio asequible para principiantes y profesionales. Su facilidad de uso lo convierte en una muy buena opción.

Si tienes más dudas acerca los arneses o necesitas que te asesore un especialista, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.