Un cabrestante es una herramienta usada por muchos trabajadores forestales. Consiste en un torno de eje vertical para levantar, arrastrar o desplazar objetos y grandes cargas y está provisto de un cable o cuerda que se va enrollando en él a medida que gira. 

En Técnica Forestal estamos especializados en los accesorios de cabrestante de tractor y skidder para el arrastre y en los cabrestantes portátiles de motor.

Los cabrestantes portátiles disponen de un motor de gasolina que facilita el arrastre de materiales pesados. Con estos modelos el trabajador no deberá hacer fuerza ya que el motor del cabrestante ya la hace por él. Existen varios modelos en el mercado con diferentes fuerzas de arrastre y sistemas de enrollado.

Una de las marcas destacadas de cabrestantes automáticos para trabajos forestales es Forest Winch. Disponen de una extensa línea de cabrestantes con motor de gasolina. Son cabrestantes ligeros y disponen de enrollador y freno automático. Su peso se encuentra entre 10Kg y 25Kg. 

Su tracción máxima se encuentra entre 815 Kg y 1485 Kg según el modelo, pero usando una polea de reenvío se puede doblar la fuerza de tracción, a parte de facilitar la dirección y movimiento de la carga. 

Los modelos pequeños como el VF80 y VF105 son ligeros y trabajan con cuerda semiestática de 10-12 mm de diámetro. En estos modelos, la cuerda entra en el tambor y sale por el otro extremo y trabaja solo enrollando varias vueltas. De esta forma se puede usar una cuerda tan larga como se necesite y se aligera el peso de la máquina.

En los modelos más potentes como el VF150 y VF155 el cable queda enrollado en el propio tambor del cabrestante. Además, con el sistema automático de enrollado, el cable siempre entra y se posiciona correctamente en el tambor.

Diferencia entre Cable sintético y de acero

Los cables sintéticos o dyneema son los más ligeros. Su peso es aproximadamente una décima parte del peso de un cable de acero del mismo diámetro, manteniendo la misma fuerza de tracción y rotura. Aunque si bien el precio de los cables sintéticos siempre suele ser más elevado que los cables de acero, con ellos se gana en rendimiento, manejabilidad y disminuimos el riesgo de accidente. También es fácil su reparación sin nudos en pocos minutos en el mismo lugar de trabajo. Como contrapartida, son menos resistentes a condiciones de mucha abrasión con piedras y terrenos difíciles. 

Los cables de acero al carbono son más resistentes a la fricción y al calor, pero sensibles a los pinzamientos y aplastamientos.  Esto los convierte en peligrosos en caso de rotura o que la carga se desprenda. Aunque existen muchas calidades y tipos, el más recomendable es el cable de acero compactado, ya que se consigue la fuerza de diámetros superiores que un cable convencional de un determinado grosor. También es muy importante que el cable esté bien lubricado para evitar que se oxide y se deteriore prematuramente. Para el mantenimiento se puede usar un espray lubricante especial.

Si tienes consultas acerca de los cabrestantes y cables no dudes en ponerte en contacto con nuestros profesionales forestales rellenando el siguiente formulario.